El mundo al revés

Cosas que me motivan

 

Gracias Felix Baumgartner

jueves 18 octubre 2012

Como otras muchas (más de las que yo esperaba), fuimos una de esas familias que la semana pasada se congregó alrededor del televisor para ver cómo un intrépido aventurero (loco o no, según a quien se le pregunte), rompía las barreras de lo imaginable.

Y allí estábamos mi marido y yo, con nuestra hija de siete años, contagiada por el interés que el acontecimiento había despertado en nosotros, inmóvil frente a la tele, sin pestañear, como si lo más importante del mundo fuese a suceder. De hecho ella fue quien nos alertó de tal hazaña semanas antes:

-          Mamá, un hombre se va a tirar de cabeza desde el espacio con un paracaídas!!!!!

Os podéis imaginar mi reflexión sobre lo nocivos y engañosos que eran algunos anuncios de la tele en los canales para niños, a dónde íbamos a llegar. Le expliqué que debía ser una argucia publicitaria, pero no la convencí.

Cuando finalmente nos enteramos del contenido del dichoso anuncio (-Busca a ver qué es eso que la niña no calla), nos picó el interés, y tras dos intentos pospuestos varios días por culpa del viento y esperando a que el individuo se tirase por fin al vacío, con la consiguiente decepción dibujada en la cara de mi hija, a la tercera fue la vencida.

Entretanto nos había dado tiempo a enterarnos del proyecto, a desgranar los detalles, a engancharnos un poco a la locura, que pensábamos, nadie compartía con nosotros, o al menos, de la que nadie hablaba.

El día en cuestión nos sentamos abducidos en cuanto empezó la retransmisión. Le dijimos a la niña que cogiese algo para jugar, que la avisábamos cuando saltase, que iba a tardar más de dos horas. No importaba. Su interés superó el nuestro.

-¿Y por qué el globo sube tan alto? ¿y si se sale el gas?

¿Y por qué no se congela si hace tanto frío ahí arriba?

¿Y por qué no puede respirar normal?

Curiosa como su padre. Mi marido y yo nos miramos. Fui a por papel y lápiz. Estas explicaciones son cosa suya, yo me manejo lo justito para explicarle que el agua hierve porque se calienta.

¿Y  si no hay gravedad por qué no se queda flotando?

¿ Y la cabeza, qué pasa con la cabeza? (Ya había notado yo cierta fijación con la cabeza en su primer comentario del anuncio. Lo de caer de cabeza… no le debía parecer normal a la niña)

Los papeles se llenaban de dibujos y explicaciones de un padre entusiasmado. Sólo llevaba subiendo 30 minutos. Fui a por más papel.

¿Y el traje porqué se tiene que hinchar?

¿Y por qué es malo que de vueltas al caer? (Porque se mata y bendita la hora…. pensaba yo)

Mi hija y yo aprendimos mucho esa tarde. Sobre gravedad, sobre presión,  sobre cómo viaja el sonido, el helio, la atmósfera… No sé cuánto quedará de esa clase de ciencias en la niña (lo de que la sangre hierve a mucha altura no se le olvida, seguro), pero para nosotros fue como ver un documental emocionante.

Ella siempre había dicho que de mayor sería astronauta. Bueno, y gótica. Cuando Baumgartner tocó tierra y saltando sobre el sofá gritó qué guayyyyy, yo pensé que se iba a reafirmar en casa la vena astronáutica. Pero no. Ante mi sorpresa y mi alegría, me dijo: Mamá, quiero ser científica….. y gótica. (No se puede tener todo)

Por todo ello, gracias Felix Baumgartner, a ti y a tu equipo, por hacer posible lo imposible

 




Comentarios

Por favor, lo de gótica no se le podrá convencer de desistir?, no sé con un documental de Marilyn manson, o quizas en vez de disuasorio es reafirmante. Es lo q es maravilloso de nuestros hijos, su punto de vista insospechado (q si se le ocurriera a nuestro marido .... no nos causaría esa misma reacción de asombro)


enviado por una tia de castellon el 28 octubre 2012 a las 09:19 AM CET #



Enviar un comentario

nombre:
correo electrónico:
url:
Su comentario:

sintaxis html: deshabilitado

Calendario

« octubre 2012 »
lunmarmiéjueviesábdom
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
20
21
22
23
25
26
27
28
29
30
31
    
       
hoy